El pasado día 30 de Mayo se presentó la versión “beta” de VICTOR Translator, el nuevo traductor automático (inglés-español) que hemos creado por encargo de la firma de traducción, Berca Translator. El acto se celebró el auditorio de la nueva sede de la Cámara de Comercio de Granada ante un público expectante, que incluía muchos profesionales de la traducción.

El nuevo traductor (“VICTOR” para los amigos) había levantado mucho interés en el sector de la traducción debido a su innovador enfoque de la metodología a seguir en el proceso de programar una nueva aplicación de traducción automática. El porqué de tanto interés lo explicó nuestro director, Fernando Moreno-Torres: “Hasta ahora nadie había creado un traductor con el nivel necesario para abarcar trabajos profesionales, y para hacerlo había que empezar de cero con un nuevo análisis del problema”.

Ese nuevo análisis provino de una filóloga y traductora profesional con más de 20 años de experiencia en la Comisión Europea en Bruselas. “Su aportación de análisis lingüística fue la que posibilitó todo el proyecto,” dijo Moreno-Torres, “permitiéndonos sacar un traductor netamente mejor que todos los que le habían precedido. Estamos hablando de unos resultados del orden del 95% correctos”.

La presentación, que culminó 10 años de trabajo en el desarrollo de VICTOR Translator, fue a cargo de Moreno-Torres y su contenido resultó fascinante para su público de traductores, académicos, empresarios y autoridades. Constaba de una primera parte teórica, que Moreno-Torres hizo amena con explicaciones y diagramas del proceso de creación del producto, y una segunda parte práctica, donde VICTOR Translator demostró todo su poderío con una serie de traducciones en directo de una sutileza insólita.

El interés que VICTOR Translator había despertado entre los asistentes se puso de manifiesto por las muchas preguntas que se le hizo al presentador después de terminar su charla. Al final Moreno-Torres tuvo que insistir que se trasladaran las restantes preguntas al vestíbulo de la sede de la Cámara de Comercio Granadina, donde las contestaría gustosamente, pero con un vaso de vino español en la mano.

Ver galería de fotos.