Fuente: La Opinión de Granada

Víctor, el traductor más formal

Su principal novedad radica en su capacidad para ´entender´ el mensaje, fruto del trabajo de una filóloga durante una década.
CARMEN BANDERA: Su nombre es Víctor y aunque pueda parecer que se trata de una persona, en realidad es un revolucionario programa de traducción automática del inglés al español desarrollado por MTC Soft, una empresa de software con sede en Granada, por encargo de BERCA Translator, la firma promotora del proyecto.

Su principal novedad radica en su capacidad para transcribir no sólo las palabras de un texto, sino también su sentido, es decir, para ´entender´ el mensaje.”Hasta ahora nadie había creado un traductor con el nivel necesario para abarcar trabajos profesionales, y para hacerlo había que empezar de cero con un nuevo análisis del problema”, señala Fernando Moreno-Torres, director de la empresa.

Ese nuevo análisis provino de una filóloga y traductora profesional con más de 20 años de experiencia en la Comisión Europea en Bruselas. Tras desarrollar un nuevo sistema durante una década, se puso en contacto con MTC Soft hace tres años y medio para la creación de las aplicaciones informáticas. El resultado acaba de ver la luz y ha tenido una excelente acogida entre traductores, académicos y empresarios. “La aportación del análisis lingüístico fue lo que posibilitó todo el proyecto,” explica Moreno-Torres, “permitiéndonos sacar un traductor netamente mejor que todos los que le habían precedido. Estamos hablando de unos resultados del orden del 95% correctos”.

Hay varios puntos claves en Víctor. En primer lugar, el proceso de análisis lingüístico que convierte ´texto plano´ en ´texto enriquecido´. Es decir, el traductor somete una frase a más de 180 procesos distintos en solo unos segundos y devuelve un texto con todos sus elementos analizados y etiquetados con sus características lingüísticas. Gracias a este proceso analítico, el programa no sólo traduce palabras, sino el sentido de las palabras.

Otro de los grandes retos fue conseguir una traducción correcta al español, eligiendo las equivalencias adecuadas para cada palabra. Para ello, hubo que crear un diccionario propio con información exhaustiva de cada palabra y cómo se relacionan entre sí. “Lo que más me sorprende del diccionario es su capacidad de aprender las sutilezas del lenguaje. Cada vez el programa aprende más palabras y hay que corregir menos cosas. Sale un español casi perfecto”, manifiesta Moreno-Torres. “El programa sabe distinguir las acepciones de las palabras gracias a su capacidad para aprender, por lo que se elimina esa equivalencia fuera de lugar que tanto nos fastidia de los traductores automáticos”, continúa.

Víctor no está pensado para cualquier tipo de textos, no traduce el lenguaje coloquial, ya que su función es convertir al español escritos formales, escritos en un inglés correcto, como contratos, manuales, artículos técnicos, etc.

No es un software que se pueda comprar e instalar en el ordenador, sino un servicio que ofrece MTC Soft. “El cliente nos manda un texto en inglés y nosotros lo traducimos, lo revisamos (solo hasta completar su diccionario personalizado), y se lo devolvemos en español. En poco tiempo se convierte en un servicio on-line totalmente automático”, apunta el director de la empresa.

El programa sólo traduce del inglés al español y no al revés, “porque el proceso no es nada simétrico”. En principio, no está previsto realizar otro programa que traduzca a la inversa.

MTC Soft, fundada en Granada a principios de los 90, comenzó su trayectoria desarrollando aplicaciones de gestión para las notarías españolas, y más tarde para los registros de la propiedad. En los últimos años ha diversificado su oferta para incluir otras aplicaciones más generales, como la gestión documental o la traducción automática.